Esta es la fiesta del mundo al revés, donde se escoge un rey que, durante unos días, deja hacer las cosas que el resto del año están prohibidas o mal vistas. Todo el mundo se disfraza, juega, baila, canta y hace bromas.

Como cada año el personal de Ecoarrels ha participado activamente en el carnaval. En la escuela Nabí han recreado el cuento de los tres cerditos, por un día han vuelto a ser chiquillos. En Santa Susanna han dejado de ser cocineras y monitoras para convertirse en emoticonos, guiñando el ojo o durmiendo están todas muy monas. En la escuela Pallaresa se han transformado en sabrosos conguitos, ¡umm que ricos!

 

 

 

 

En Barrufet los alumnos y alumnas han trabajado los oficios, son unos artistas han redecorado la escuela, ¡mirar que bonita! Y por último en la escuela Italiana han hecho un viaje en el tiempo hasta la época hippi, se han puesto florecitas en el pelo y pantalones de campana y han cantado paz y amor.

 

 

 

Así ha sido la fiesta de carnaval en Ecoarrels.